«Escucha a tu cuerpo y trátate bien»

La mayoría de las personas que acuden a mi despacho en busca de una solución a sus problemas lo hacen fuera de control, otras con unas ideas preconcebidas dadas por los «entendidos en leyes».

 

A menudo te dan consejos del tipo – «Que si conozco a alguien que logró tal y cual, que si el camino a seguir es éste, tengo derecho a…». Y yo me pregunto, – «Oiga, y sí usted ya tiene respuesta a todos sus problemas, ¿Para qué acude a un abogado?».
 Paseantenubes1
No me gusta la gente entendida, ni en su propia profesión. Hay que adoptar siempre una posición humilde, discreta frente a la vida y saber escuchar y recibir un consejo de los demás. Estamos constantemente aprendiendo de todo y de todos los que nos rodean, de los «colegas»  y de los clientes sobre manera.
El trato con los demás es inevitable en nuestra profesión y un buen abogado no sólo es el que gana pleitos sino el que hace que su cliente salga de su despacho convencido y tranquilo de que está en buenas manos y una vez todo acaba, su mente está también en paz.
De nada sirve ganar un pleito si ese cliente se enroca en una batalla que por supuesto puede quedar abierta de por vida.  -¿Merece la pena vivir así?. Yo siempre que lo considero oportuno, hago esa pregunta a mis clientes. Se me quedan perplejos mirándome. No se imaginan a un abogado haciendo ese tipo de preguntas.
Y, ¿Si les contara que a medida que avanzo en el ejercicio de mi profesión cada vez me doy más cuenta de lo importante que es la actitud de nuestros clientes frente a sus problemas?.
 Manipulacion mediatica
Tengo una teoría propia y es la siguiente:

 

– «Una persona feliz es una persona que hace en la mayoría de las ocasiones lo que realmente desea y ello le hace disfrutar de cada momento. Es con frecuencia una persona entusiasta, alegre y pasional además de generosa.»

 

La música, la profesión, las aficiones…son un espacio vital que todo individuo ha de tener. Dedicar una parte de nuestro tiempo a hacer algo que deseemos con todas nuestras fuerzas nos ensalza como personas de bien, nos llena de energía positiva y de ganas de vivir la vida con alegría y de poder en definitiva ser capaces de resolver cualquier tipo de problema que nos pueda sobrevenir porque sin duda lo hará con el tiempo.
1004513_10151749329361530_501980185_n
El modo de afrontar la vida de una persona positiva, alegre, pasional, equilibrada hará que goce de una salud envidiable para muchos por cuanto considero que la alegría y el ser positivo es una fuente de vida indiscutible ante cualquier problema que se le pueda suscitar a futuro (bien sea una enfermedad o un problema legal en este caso) que lo enfrentará de la mejor manera posible porque estamos ante una persona pacífica, en paz consigo misma, equilibrada y no buscará en el rencor una salida ni una solución a sus males ya que sabe que ese tipo de sentimientos no hacen sino tejer los mantos de soledad en la vida.

 

Creo además que hay una relación inequívoca entre la salud y el bienestar del individuo, y según el nivel de paz interior de cada uno, será capaz o no de dar una solución pacífica a un conflicto, podrá perdonar al culpable de cualquier de cualquier acción que éste haya cometido contra él o sus seres queridos.

 

Es importante perdonar para poder avanzar en el camino.

 

Algunos facultativos nutricionistas  aseguran que «somos lo que comemos y comemos lo que compramos».

 

Pues bien, yo creo que «somos lo que pensamos y hacemos a diario, y de ahí convertimos en nuestros los hábitos de un individuo en concreto y por eso una persona puede llegar a ser excelsa, equilibrada, si crea buenos hábitos de vida.

 

Es necesario vivir la vida apasionadamente, comprometiéndose con todo aquello en lo que se cree y luchar por ello, por los tuyos y ante todo  por ti. Comprometiéndote también con tu trabajo, porque el trabajo dignifica al hombre y  comprometiéndote por último con tus seres queridos, el amor es fundamental para llenarte de energía positiva.

 

Todo ello te dará ese ápice de «libertad» que anhela el individuo y que necesitamos en parte para lograr esa felicidad y en definitiva paz interior. Nunca es tarde para ello.
 1230077_10151565019361286_1055945481_n
Una persona sana de espíritu, con la ayuda de un profesional que de solución a los problemas externos que le puedan sobrevenir, será capaz de superar todos sus males. De lo contrario, ni el mejor cirujano ni el mejor abogado podrán hacer nada más que paliar parte de su «dolor» que seguirá latente y en muchos casos los abogados vemos como tenemos clientes que tienen enquistados sus problemas y que con el paso del tiempo, años incluso, ese problema de antaño se ha convertido en un cáncer que ha minado su autoestima, acabado con sus relaciones personales.

 

Una de mis labores a parte de resolver un determinado problema «legal» es hacer entender a un cliente que cuando sale por la puerta de mi despacho debe dejar su mente en blanco y dejar actuar a los profesionales en su nombre, olvidándose así de todos los pensamientos negativos que le rodean.
Cuando «divorcio» a alguien por ejemplo, suelo decirle/s que uno de sus problemas ya está resuelto. Ya no existe vínculo conyugal como decimos nosotros pero es que la relación continúa de otro modo y manera si hay  hijos comunes y eso es con carácter definitivo.

 

Ser capaces de poder relacionarse a futuro no está al alcance de cualquiera. Por eso los pleitos de familia se hacen eternos y nunca acaban…ni acabarán hasta que la salud acabe con «las partes» en permanente conflicto.
Tarea «harto difícil»es la de convencer a un cliente que llega a tu consulta con un problema ya «enquistado»en el tiempo. Antes de nada, debe cambiar de actitud frente a la vida y después ponerse en las manos de un abogado que resuelva un problema puntual que le atañe. «La mente» se convierte en la peor enemiga de alguien en ese estado de enfrentamiento consigo mismo y por eso con el paso del tiempo  como mediadora de conflictos que soy, estoy aprendiendo cada día más a escuchar a mis clientes para prestarles un buen servicio  en todo momento y acompañarlos en el «camino», pues considero que mi labor no sólo consiste en darles un «criterio legal».
mujer frente al mar
Entre mis aficiones y pasiones, «que no me quiten la mar». 
Feliz verano a todos mis lectores y clientes.

 

 

Por María Tamargo Fernández. Abogado y Mediadora Familiar, Julio de 2015.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA